Saltar al contenido
PATO joyeros

¿Diamante o brillante?

Diamante, brillante, talla,.... ¿sabes qué es cada cosa?

Este año te vamos a dar la clave para que sus Majestades los Reyes de Oriente no se equivoquen y acierten de pleno con tu regalo, pero para eso, tú tendrás que pedirlo correctamente y con este post te ayudaremos.

Sortija de oro blanco, con 3 zafiros y 54 diamantes.

Qué es mejor, ¿un diamante o un brillante?

El diamante es un mineral formado por carbono que se transforma de carbón a carbono cristalizado convirtiéndose en el material más duro que existe en la Tierra.

Esto es, la piedra en bruto sería el diamante.

Una vez extraído se le aplica una talla, es decir, se le da forma, y se le pasaría a llamar con el nombre de ésta. La talla más famosa es la «talla brillante», por lo que, tras este proceso tendríamos un diamante talla brillante. Abreviadamente, un brillante.

Esta talla tiene un número ideal de 58 facetas, dándole un brillo más intenso y un atractivo mayor, es por ello que es la talla más usada para los anillos de compromiso.

Sortija de oro blanco y 33 diamantes

¿Qué formas puede tener el diamante?

Tal y como comentamos, depende de la talla y hay infinidad:

Diamantes talla brillante.
Diamantes talla marquesa.
Diamantes talla princesa.
Diamantes talla baguette.
Diamantes talla esmeralda.
Diamantes talla pera…

Algunos de estos nombres vienen simplemente por la semejanza de su forma a otros elementos de la naturaleza. Otros esconden detrás una curiosa historia, como el diamante talla marquesa que debe su nombre a la Marquesa de Pompadour. La leyenda cuenta que Luis XIV, conocido como el rey Sol, quería una piedra tallada con la forma de la boca de dicha marquesa y así se lo hicieron, pasando a llamarse así hasta nuestro días.

Diamante talla pera

Las 4 C

Las características que determinan calidad y coste de un diamante viene determinado por las 4C: talla, peso, pureza y color (las 4 C vienen de su nombre en inglés: cut, caret, clarity y colour)

Serán más caros cuanto más grande sea, pero también por su pureza, color, tipo y calidad de la talla. Así una piedra pura, sin ningún defecto, sería extremadamente caro (y raro). Decimos que una piedra es pura cuando hablamos de aquella piedra que más brillo y luz refleja, la luz entrará y esta la reflejará saliendo por todos sus ángulos en todas las direcciones.

La ausencia total de color hace que el diamante sea una piedra aún más preciosa. Para apreciar este color debemos hacerlo a la luz del día entre las 10h y las 13h, nunca en una habitación con luz artificial. Los grados de color vienen determinados por una escala que va de la D a la Z, siendo la D el más transparente y la Z el más amarillo y, por lo tanto, de peor calidad.

Sortija de oro blanco y 16 diamantes

¿Es auténtico tu diamante?

Si has llegado hasta aquí, ya no te podrán dar gato por liebre, pero, aún así, vamos a contarte un pequeño truco para saber si tu dimante es verdadero o falso: pon tu diamante sobre un periódico, si el brillo sigue del mismo color, es auténtico, pero si el segundo brillo se ve de color negro por el periódico, lo sentimos, es falso….

¿Ya tienes claro qué le vas a pedir a los reyes? ¿la talla que más te gusta? Déjanos tus comentarios y cuéntanos tu experiencia con los diamantes, ¡¡siempre será interesante conocer vuestras opiniones!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *